Además del pago por transferencia, remesa o efectivo, una de las formas en las que las empresas pueden saldar sus obligaciones de pago, es mediante el pagaré.

El pagaré es un título de crédito privado legal en el que el emisor (o suscriptor) se compromete a pagar una cuantía económica a un beneficiario antes de una fecha de vencimiento. En determinadas situaciones, puede darse el caso en el que la fecha de vencimiento del pagaré se alargue demasiado o no encaje con nuestras necesidades de cobro. En dichos casos, se puede recurrir a la transmisión del pagaré a una entidad financiera, o bien por endoso (la opción más común) o bien por cesión ordinaria.

El endoso de un pagaré es básicamente la cláusula firmada que permite al titular (tenedor o endosante) transmitir el documento, así como los derechos que éste otorga a un tercero; ya sea con personalidad física o jurídica. Lo que lo convertirá en legítimo propietario del efecto. De tal forma que la entidad financiera adelanta el valor de dicho pagaré a cambio de un coste. La empresa emisora y la entidad financiera serán las encargadas en todo momento de ponerse de acuerdo para gestionar dicha transmisión.

A menudo, las entidades financieras no suelen comunicar de forma correcta el verdadero coste de la operación, o lo desglosan en varios costes; pareciendo en un principio que el coste es menor del que realmente es.

Desde BORROX nos tomamos muy en serio la transparencia con nuestros clientes y por eso nos comprometemos a dar un único coste total por cada operación y sin sobrecostes por demoras en los cobros.

¿Se puede endosar un pagaré no a la orden?

Hay algunas  excepciones a la hora de endosar  pagarés, como es el caso de los “no a la orden” o los pagarés cuya transmisión se realice después del protesto. En tal caso, en vez de endoso, se trataría de una cesión ordinaria de crédito, con las consecuencias jurídicas que ello implica.

La transmisión se hará de manera consensual y bilateral, de tal forma que el emisor del título debe ser comunicado de la transmisión de los derechos emergentes del título, de forma fehaciente e inmediata. Esto implica que el emisor debe estar informado de que su deuda pasa a ser con la entidad financiera, y no con el cedente al que se comprometió a pagar inicialmente.

¿Cómo se puede endosar un pagaré?

Para que la cesión pueda llevarse a cabo, se deben cumplir una serie de requisitos que vienen marcados en la la Ley Cambiaria del cheque y el pagaré (19/1985):

  • Es necesario realizar un endoso por el reverso del pagaré, de tal forma que aparezca expresamente la palabra “pagaré” escrita en el centro del documento. Dicha promesa de pago debe indicarse en números y letras.
  • Además debe aparecer el beneficiario, fecha de vencimiento, fecha de emisión, lugar de pago, firma original y manuscrita del emisor.
  • En el caso que el emisor se trate de una empresa, ésta debe además indicar la razón social de la empresa y sellarlo. Lo que implica que la financiera esté obligada a pagar de forma mercantil y no a la persona físicamente. Si no cumple con los requisitos, el pagaré se considerará nulo.

Dependiendo de cómo se firme un pagaré, podremos diferenciar entre endoso nominativo o endoso en blanco.

  • Endoso nominativo: Es aquel en el que el tenedor deberá indicar con firma incluida en el reverso, la persona a favor de la cual se realiza el endoso.
  • Endoso en blanco: La firma del tenedor deberá aparecer en el reverso del pagaré y posteriormente deberá entregarlo al endosatario. El tenedor tendrá la opción si lo desea, de mantenerlo en blanco o terminar de completar el endoso en blanco, introduciendo su nombre o el de otra persona.

¿Se puede descontar un pagaré endosado?

El pagaré se puede endosar a cualquier persona, permitiendo así la opción de endosarlo a un obligado anterior. Además no existe un límite en cuanto al número de endosos. Si se decide cancelar un endoso ya efectuado, lo único que tendremos que hacer es tacharlo con una cruz, y en la parte posterior del pagaré escribir tal y como indica la LCCH: “se tacha el presente endoso a los efectos del art. 19 de la LCCH”.

Descuenta tus pagarés con BORROX

Desde BORROX ofrecemos un servicio de descuento de pagarés enfocado en la transparencia y la simplicidad. Ofrecemos un único coste por cada operación en base al riesgo del deudor y el plazo de vencimiento, sin comisiones, sin gastos de notaría gracias a nuestra operativa online, sin garantías, seguros o avales, y con nuestro sistema de incentivos llamado BORROX POINTS, con el que podrás obtener descuentos en futuras operaciones.

La mejor forma de conocer nuestra operativa es realizando una simulación, el estudio es completamente gratuito y sin ningún compromiso.